Blog

¿Cómo se vinculan cigarrillo y diabetes?

La Organización Mundial de la Salud considera al tabaquismo como epidemia: los consumos han venido bajando desde hace años a partir de la educación y el conocimiento del impacto, pero aún hay millones de muertes al año asociadas al consumo de tabaco. En la Argentina, los datos del Ministerio de Salud y de la Asociación Argentina de Tabacología (ASAT) arrojan mejoras -desde la primera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, en 2005, hasta la última, en 2018-, pero los números impactan: en 2019 se estimó que hay aún casi 10 millones de fumadores en el país y que murieron más de 40 mil personas por el tabaquismo o causas asociadas al consumo de tabaco.

Su vínculo con la diabetes aún es complejo, pero hay algunos elementos clave para empezar a tirar del hilo: el tabaquismo es una de los Factores de Riesgo Cardiovascular y, en combinación con la diabetes, complica la salud de los pacientes -desde ASAT estiman que un paciente con diabetes que fuma tiene 11 veces más riesgo de tener un infarto o un ACV-. A su vez, desde el Ministerio de Salud de la Nación explican que “el consumo de tabaco predispone a la aparición de intolerancia a la glucosa en fumadores, ex fumadores y fumadores pasivos”. Esa predisposición, conocida como prediabetes, suele derivar en diabetes. Pero además el tabaquismo puede provocar diabetes aún sin que medie otro factor asociado como la obesidad o el colesterol. Combinados, esos factores,el riesgo es aún mayor.

Así lo explica el doctor Rubén Donnet: “La diabetes no comienza de un día para el otro, comienza como síndrome metábolico de muchos años de duración. Desde edades muy tempranas empieza a haber sustancias que engrosan las arterias. El daño endotelial se produce por mucho tiempo y si le agregamos otros elementos, como el colesterol, que hace que crezcan las arterias hacia adentro; y la nicotina, que también produce inflamación endotelial, si sumamos todo ya aumenta el riesgo en el paciente: todo lo que consume va a depositarse en arterias, genera hipertensión y puede provocar un ataque cardiovascular”.

Es tan fuerte la relación entre tabaco y diabetes que aún aquellos que han dejado de fumar siguen teniendo más riesgo de tener diabetes que aquellos que nunca han fumado. Así o indica el ministerio de Salud en la Guía para el tratamiento de la Diabetes Tipo 2, en la que alerta por el daño que el humo del tabaco -y sus componentes- tienen sobre el páncreas, órgano en donde se produce la insulina.

“Otro de los efectos del tabaquismo es que la nicotina va tapando las arterias femorales -explica Donnet- y, de ese modo, dificulta la llegada de sangre a miembros inferiores, lo que puede provocar necrosis en dedos de los pies”. Un estudio presentado por el doctor Rafael Rodney en el Congreso Argentino de Diabetes, en 2014, arrojó entre 700 casos que “el tabaquismo incrementa las posibilidades de cursar con lesión de pie en 1,45 veces más”.

Según Donnet, otras complicaciones derivadas del tabaquismo en pacientes con diabetes son:

  • Fibrosis pulmonar
  • Falta de capacidad respiratoria.
  • Tumores pulmonares.

Las recomendaciones de las autoridades nacionales para el tratamiento del tabaquismo en pacientes con Diabetes Tipo2 son:

  • Aconsejar a todo paciente no fumador no iniciar el consumo.
  • Incitar a todos los fumadores a dejar de fumar.
  • Recomendar la terapia de reemplazo nicotínica (TRN) y el Bupropión como drogas de primera línea para el tratamiento farmacológico de la adicción al tabaco.

Lógicamente, se aconseja dejar el tabaco en términos generales, pero especialmente en pacientes con diabetes por los efectos combinados que tiene o puede tener. La Central de control de enfermedades de los Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) confirmó que “los fumadores tienen entre 30 a 40 % más probabilidades de tener diabetes tipo 2 que los no fumadores”.

En relación al tratamiento y la prevalencia, Donnet fue concluyente: “No hay consumo mínimo saludable o sin riesgo de tabaco, cada cigarrillo cuenta y aumenta el daño”.


Otros estudios del XIX Congreso Argentino de Diabetes, de 2014:

  • El estudio liderado por la doctora Eva Lopez González sobre Factores de riesgo cardiovascular señala que el 20% de pacientes con Dabetes T1 fumaban, aumentando el riesgo de mortalidad.
  • El estudio presentado por el equipo del Dr. Alejandro de Dios mostró, entre más de 3000 pacientes con DT2, que un 10% fuma.
  • Otro estudio, liderado por la Dra. Silvina da Rosa en casi 400 pacientes DT1 de Hospital Público, arrojó que un 30% consume tabaco.
  • La DRA. Alejandra Ojeda presentó un estudio informativo poblacional de Mendoza, para conocer a los pacientes y arrojó datos llamativos: entre casi 400 casos, el 65% fuma y solo el 20% recibió educación diabetológica. Esto llamó la atención porque es muy superior a la media de otros estudios.
30 junio, 2020 Diabetes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *