Blog

Edulcorante y diabetes

Ante la crisis sanitaria y la dificultad para hacer ejercicio en modo normal, y pese a que de todos modos es clave para los pacientes con diabetes poder realizar una rutina cotidiana de ejercicios aún en sus hogares, la alimentación saludable se torna vital como aliada para ayudar en la regulación del azúcar y estabilizador. Y entre los detalles que hacen a una alimentación sana entran en juego los azúcares y los edulcorantes no calóricos de reemplazo.

Si bien en 2014 hubo una polémica mundial por la presentación de una serie de estudios en congresos de diabetes en Europa que aseguraban que el uso excesivo y continuado de edulcorantes de reemplazo podía provocar intolerancia al azúcar y, como consecuencia, un aumento en la proliferación de la diabetes tipo 2, aún hoy no se ha podido comprobar fehacientemente esta correlación. Por otro lado, el uso de edulcorantes sigue siendo uno de los factores esenciales que nutricionistas, diabetólogos y especialistas del área recomiendan para los pacientes con diabetes en el manejo de la glucosa en sangre. Así lo explica la Dra. Marcela de la Plaza, médica especialista en Nutrición y Diabetes.  MN 57804, a través de las publicaciones de la Federación Argentina de Diabetes.

En ese sentido, una de las recomendaciones salientes de especialistas de todo el mundo y de las sociedades y fundaciones nacionales de diabetes -incluidas la Fundación Argentina y la Sociedad Argentina de Diabetes- es la de chequear permanentemente el etiquetado de productos alimenticios antes de comprarlos. Por dos cuestiones: porque no todos los edulcorantes son inocuos para los pacientes con diabetes y porque algunos alimentos que no contienen azúcares agregados sí tienen otros elementos que pueden transformarse en glucosa durante la digestión y metabolización en el cuerpo. Es el caso del sorbitol, por ejemplo, un endulzante natural que suele estar presente en frutas como manzanas, duraznos y ciruelas, que muchas veces están en yogures y productos considerados libres de azúcar. “La fructosa como edulcorante y el jarabe de maíz de alta fructosa deben evitarse porque sus excesos podrían elevar el peso corporal, los TG y el ácido úrico”, explican más de una veintena de médicos en el paper sobre Hipertensión Arterial y Diabetes que fue publicado en 2015 en el número 49* de la revista oficial de la Sociedad Argentina de Diabetes.

Según las publicaciones y recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación, los pacientes con diabetes deben reemplazar el consumo de azúcar por el de edulcorante. Se trata de aquellos edulcorantes con bajo o nulo aporte calórico y nutritivo, a base de aspartamo, sacarina o sucralosa.

Recordá siempre consultar a tu médico o a un especialista en nutrición que te va a saber ayudar a mantener una alimentación adecuada incluyendo consejos y recomendaciones adaptadas las particularidades de cada paciente.

Más información en:

27 abril, 2020 Alimentación, Diabetes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *